miércoles, 4 de mayo de 2011

ANASTASIO MARTIR AQUINO, REY DE LOS NONUALCOS

Anastasio Martir Aquino, no es un mito, ni un cuento de nuestros abuelos; Anastasio Aquino fue un hombre de carne y hueso tan real como cualquiera de nosotros.
"Cáusame pasmo la frescura de este protervo en su desgracia. Su cara tiene una sonrisa irónica y mordaz que se extiende de oreja a oreja. Es macizo de carnes y fuerte. No sabe leer ni escribir; pero se le ve avisado y despierto. A mí —y al padre Navarro— nos contaba sus proyectos de libertar a los indios de la esclavitud en que los tenían los chapetones. Tiene las astucias del indio, y es la flor y nata de los bribones"

"Descripción dada por los curas que le visitaron en la carcel"

Nació en Santiago Nonualco, una mañana lluviosa del 15 de abril de 1792, de linaje ilustre, Y descendiente de los grandes señores de antaño, pertenecía al linaje de los Tayotes (que quiere decir: Caciques) perteneció a la etnia de los Nonualcos, un pueblo indígena aguerrido que se ubicaba donde hoy está el departamento La Paz.
Luego, en 1821 los países centroamericanos se independizaron de España, dando a luz tres años después a La República Federal de Centroamérica, una Federación conformada por cinco Estados: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.
Allí fue donde comenzó todo…
El estado recién comenzaba, y estaba en manos inexpertas; y si a esto le sumamos la falta de recursos y una pésima organización, entre otros, era lógico que pronto comenzara una cruenta guerra fratricida, un armagedon que enfrentaría a liberales y conservadores, es decir a los independentistas, y a los que deseaban seguir perteneciendo a España.
Para mantener esa guerra, como sucede con cualquier otra, el estado necesitaba llevar recursos a sus arcas, esto los obligaba a aplicar una serie de medidas económicas que eran del total desagrado a las mayorías, entre ellas los tributos y expropiaciones, es decir que el estado le quitaba las tierras a quien quisiera, siendo su principal objetivo los Indígenas

En 1832, se implementó una contribución directa sobre la propiedad inmueble y la renta, es decir en buen salvadoreño “mas impuestos”…
Hasta allí la caldera continuaba acumulando presión; Pero la gota que derramó el vaso de la paciencia de los santiagueños fue El constante reclutamiento forzoso y los maltratos a que eran sometidos los indígenas, (obviamente los criollos, los españoles no estaban en la lista de reclutamiento)
Y nació la leyenda…
En 1833 acaudillados por el indio ANASTASIO MARTIR AQUINO, los pueblos de Santiago Nonualco y San Juan Nonualco, se alzaron una aterradora insurrección, Un levantamiento que de haber tenido una mejor red de comunicaciones pudo haber cambiado el curso de la historia.
El río Güiscoyolapa fue testigo de la primera victoria de Aquino, el 1º de febrero de 1833. Pues en sus márgenes se libró una cruenta batalla de tales dimensiones que dicen que en muchos kilómetros las aguas se tiñeron de rojo.
"Mariano Prado"
La insurrección era de tal magnitud que el jefe político Mariano Prado, sintiéndose incapaz de sostener la situación, depositó el poder en el Vice Jefe Joaquín San Martín, esto desmoralizó a las filas militares, por lo que la tropa abandonó la ciudad y La localidad quedó sumida en el caos, y el mismo San Martín tuvo que resguardarse para salvar su vida. Aquino nunca supo esto, de haber tenido un informante, la ocupación de la capital hubiera sido un hecho trascendental y a la vez facilísimo para los alzados.
Como Aquino no sabía nada del caos que imperaba entre sus enemigos, se dirigió a san Vicente el 14 de febrero con la idea saquear y quemar la traicionera ciudad, por haber dado asilo y apoyo a sus enemigos, pero desistió cuando le nombraron Jefe Político de San Vicente, aun así, no pudo o no quiso impedir el saqueo general de la ciudad.
Pero Anastasio no quería ser solo el Jefe Político de San Vicente, así que como ninguno de sus hombres se atrevía atacar el templo; se dirigió a la Iglesia de El Pilar y, después de quitarle la corona a la imagen de san José, se la colocó en su propia cabeza y se proclamó como Rey de los Nonualcos.
Tal injuria, mas el saqueo a la ciudad lo pagarían carismo los Nonualcos mas tarde.
Sobre ese suceso un historiador narra lo siguiente:
" Los ricos criollos [ de San Vicente] se habían refugiado en la iglesia tratando de resguardar sus riquezas bajo el mando de Aquel que abominó de los potentados y consagró su vida a la pobreza y a la humanidad. Los indios no se atrevían a entrar, atacar el templo. Siglos de prédica opresora les había infundido un fanático temor frente a la divinidad de los blancos, frente a aquel Dios que podía fulminarlos si se decidían a atacar su morada. Parecía que la estrategia criolla daría resultado. Desde una torre de la iglesia, el cura lanzaba anatemas contra los ejércitos indios. Pero el valor del Tayte logró dominar el pánico y la iglesia fue tomada por las huestes nonualcas.

Y allí, en esa iglesia de pueblo, Anastasio Aquino consuma su más formidable acto reolucionario, el de que lo consagra como líder, como precursor de los que muchos años después señalaría la religión como un opio que adormece los instintos de la libertad del hombre y los somete a la explotación de quienes -- en nombre de Cristo-- se alimenta con la sangre, el sudor y las lágrimas de los desheredados.
Para demostrar a los indios la falsedad de los castigos con que los amenazaba el cura, para que se convencieran de que ningún rayo celeste los abatiría por sacrilegio, Aquino trepó al camarín que resguardaba una ridícula imagen de San José y, derribándola, se ciño la corona y se cubrió con el manto de la estatua constituyéndose así, a los ojos de los indios, en el gran demoledor de la mentira católica, en redentor auténtico de la raza oprimida, en verdadero apóstol de aquel que dijo 'Bienaventurados los humildes, porque ellos poseerán la tierra'."


Días después fué nombrado en Tepetitan, bajo los mismos motivos que tuvieron los vicenteños "Comandante General de las Armas Libertadoras"
Mientras tanto el Gobierno jugaba un doble As bajo la manga, por un lado le ofrecían una negociación donde le pedían que depusiera las armas a cambio de respetar su vida y la de sus tropas, y les devolverían sus tierras y desaparecería el reclutamiento forzoso. Los intermediarios eran dos sacerdotes, uno de ellos apellido Navarro y otro de nombre desconocido.
La negociación no funcionó.
Por otro lado, las autoridades reunían un ejército para enfrenar a Aquino, y como los habitantes de San Vicente estaban descontentos por el saqueo, y la falta de respeto a la venerada imagen de San José, se agregaron a las tropas contra Anastasio, y esperaron pacientemente como un gran felino el momento apropiado…
Y por fin llegó el 29 de febrero, hasta los oídos del coronel Lopez llegaron rumores que las tropas de los Nonualcos estaban siendo diezmadas por una enfermedad, probablemente cólera. Era la ocasión que el coronel había estado esperando, así que la mañana del 29 de febrero se dispuso a terminar de una vez por todas con las fuerzas insurrectas aplastándolos en una batalla decisiva en Santiago Nonualco.
Y vencieron, fácilmente, porque debido a la peste, los Nonualcos estaban debilitados y con pocas fuerzas para enfrentarse al Gobierno, aun asi no lograron capturar a Aquino. que se refugió en una cueva en el cerro “El Tacuazín”
"Cerro El Tacuazin"
El estado había ganado la batalla, pero mientras Anastasio Aquino, siguiera con vida no se podía hablar de un triunfo total.
Para atrapar al rebelde, -de quien se decía estaba armando otra vez su ejército- se propuso perdonar las vidas de los familiares capturados a quienes revelaran su paradero.
Fue Inutil; Ninguno de los Nonualcos estaba dispuesto a entregar a su rey por la buena, al menos, no sin derramamiento de sangre, así que el estado recurrió a una vieja treta, el soborno.
Y como le pasó a Leónidas y a otros grandes de la historia, hubo alguien que lo traicionó.
Alguien de quien El indio nunca hubiera desconfiado: El Cura Juan Bautista Navarro...
La iglesia no habia olvidado el incidente en San Vicente, y era la hora de cobrarse, sobre su captura, los historiadores cuentan:
“… El cura malintencionado llegó en calidad de espía, para conocer la posición militar de Anastasio y detectar el punto débil, por donde era mejor atacar y asesinar a los indígenas que clamaban justicia, la otra tarea que llevaba el cura perverso era convencer a Anastasio de que era un hereje. Cuando el cura maligno llegó hasta la cueva de Aquino, el caudillo se arrodilló y le besó el anillo, le dio la bienvenida; el cura le manifestó a Anastasio que era un hereje, que como se atrevía la luchar contra lo que Dios había hecho, que Dios así había creado el cielo y la tierra, y toda aquella persona que luchara contra lo que Dios había hecho era un ateo, si quería que Dios lo perdonara primero debía de entregar todas las armas y luego él entregarse a la fuerza armada, era la única forma de obtener el perdón de Dios, por haberlo ofendido. Anastasio le respondió Navarro: “Aquí los que son ateos son los patronos, el gobierno y la fuerza armada, el orden que había antes de que los españoles llegaran a nuestro territorio era que toda la tierra y las riquezas nos pertenecían, y ellos alteraron el orden que Dios había creado, pues nos robaron nuestras tierras, riquezas y nos han esclavizado, ellos son los ateos; el sacerdote en la misa nos dice que en la Biblia está contenido que todos somos iguales, entonces por qué ellos nos tratan peor que a las bestias, en la misa también se ha dicho en repetidas ocasiones que debemos amar al prójimo como a uno mismo, entonces por qué ellos nos odian. Nuestra lucha es justa, solo queremos los que nos pertenece, la tierra y que nos den trato de humanos”. El cura se dio cuenta que a pesar del analfabetismo del caudillo, éste tenía una inteligencia natural sorprendente, y para terminar le dijo: Dios te castigará y te mandará al infierno. El cura al regresar a San Salvador, dio un informe detallado de las posiciones militares del Comandante General de las Armas Libertadoras de los Indígenas, y además les relató que no había duda que Anastasio Aquino estaba poseído del demonio, que tenía facciones de mal encarado y ojos de loco, y que era tan feo y malo como todos los indígenas de El Salvador. La fuerza armada entró por quinta vez al territorio controlado por los indígenas revolucionarios, solo que esta vez entró mejor armada y con un mayor número de efectivos, alrededor de cinco mil hombres, la capacidad de fuego y la utilización de armamento moderno y sobre todo el conocimiento de los puntos débiles militares del ejército del comandante Anastasio Aquino, fueron puntos medulares en la derrota de la revolución frustrada de los indígenas. Anastasio se defendió como un tigre, dio una gran batalla, le causó numerosas bajas a la fuerza armada, pero la superioridad de las armas fueron igual que en la conquista de Cuscatlán el punto que determinó la derrota. El ejército indígena se replegó hacia el cerro el Tacuazín, lugar inhóspito y accidentado, las armas libertadoras indígenas lucharon estoicamente, no obstante, Aquino fue vencido y capturado a mediados de abril de 1833. Aquino sufrió prisión en Santiago Nonualco, Zacatecoluca y San Vicente, las fuerzas armadas lo desplazaron por esas ciudades que antes fueron sus bastiones militares, con el objetivo psicológico de mostrar como terminaban los que pedían justicia en El Salvador, sus amigos y seguidores no podían visitarlo porque al hacerlo estaban firmando el acta de defunción, es decir, serían inmediatamente apresados y asesinados. Anastasio decía: aquí me tienen enjaulado como a un tigre sin uñas; él no perdió la dignidad y la gallardía de Comandante General de las Armas Libertadoras de los Indígenas, después de haber sido exhibido prisionero, el comandante Aquino fue fusilado, lo llevaron caminando encadenado desde el centro de la ciudad de San Vicente hasta la Cuesta de los Monteros, para humillarlo, pero el caudillo iba con paso firme y con la frente en alto, los pobladores lo observaban con admiración por su valentía, con agradecimiento porque luchó por ellos, y con indignación porque las fuerzas del mal habían triunfado. Lo vendaron de los ojos, y el comandante Aquino en son desafiante y burlesco dijo: vamos a jugar gallina ciega. Una lluvia de plomo asesinó al héroe nacional, murió con una sonrisa.
Uno de los verdugos alzó una hacha y le cortó la cabeza de un solo tajo, era tanto el miedo que le tenían a la presencia y prestancia del caudillo que era necesario "matarlo dos veces", para estar seguro que Anastasio no viviría y para que nadie se recordara de él ni de su gesta libertaria. En seguida colocaron la cabeza del comandante Aquino en una jaula de hierro en exhibición sobre uno de los bordes de la Cuesta de los Monteros, para que sirviera para “ejemplo de revoltosos”. Después de asesinar al comandante Anastasio Aquino, persiguieron a la familia del caudillo para asesinarla, ésta logró huir y esconderse en las montañas de La Paz y San Vicente, en donde el caudillo combatió las fuerzas del mal, por tal razón es muy difícil en la actualidad encontrar en descendientes de Anastasio Aquino…”


Anastasio Martir Aquino, el último rey de los Nonualcos, Vivió, según las costumbres de su gente, y la época que transcurría, murió luchando por un ideal, y su nombre se convirtió en leyenda, una leyenda que aun hoy a 178 años de su muerte se cuenta con admiración y respeto.

Para finalizar, les dejo un poema anonimo sobre Aquino.

El indio Anastasio Aquino
Le mandó decir a Prado,
Que no peleara jamás
Contra el pueblo de Santiago.

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.

También le mandó decir
Que los indios mandarían
Porque este país era de ellos,
Como el mismo lo sabía.

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.

Yo seré el rey poderoso
Que matará a los ladinos
A españoles y extranjeros
En venganza de mis indios.

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.

Bebastaré las ciudades
Que los blancos hoy gobiernan,
A quienes maltrataré
Quitándoles cuanto tengan,

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.

Porque todo lo que existe
En la extensión de estas tierras,
Pertenece á mis hermanos.
Que se hallan en la miseria.

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.

Perdonaría yo á Prado,
Y á San Martín yo le diera
Una parte de estas tierras
Si no me hiciera la guerra.

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.

Mas no hay que esperar cuartel
Del ladino y español,
Por tanto es mejor morir
En el campo del honor.

Aquino lo dijo así,
Tan feo el indio pero vení.


"José Feliciano Ama, Otro gran personaje en la historia de la revolución"



"En esta cueva se oculto Anastasio Aquino"

1 comentario:

Anónimo dijo...

La imagen que tienes sobre la captura de Anastacio es la fotografia de Feliciano Ama otro indigena grande de nuestra historia